En la actualidad la Diabetes Mellitus y la Hipertensión Arterial son las principales causas de enfermedad renal crónica, y se encuentra presente en más del 60% de todos los pacientes. Sin embargo, son muchas causas más que lo pueden provocar como son infecciones de vías urinarias de repetición, litiasis renal (piedras en el riñón), enfermedades inmunológicas (lupus, vasculitis, etc), enfermedad renal poliquistica, etc.

En México, la insuficiencia renal es un problema de salud pública que cada vez va en aumento en nuestra población, estimando hasta 35 mil pacientes cada año en todo el sistema de salud.
La nefropatía diabética tiene mayor relevancia clínica al formar parte de las complicaciones microvasculares de la propia diabetes mellitus, ésta a su vez constituye la principal causa de insuficiencia renal crónica avanzada en nuestro país.

¿Cuál es la función de los riñones?

Los riñones ejercen múltiples funciones en nuestro cuerpo, además de eliminar toxinas y líquidos que se encuentran en exceso, también es un regulador de las cifras de presión arterial, por lo que una gran proporción de los pacientes que padecen de presión elevada, tienen alguna patología renal no diagnosticada, condición que aplica aún más en pacientes jóvenes hipertensos.

Por lo tanto, todas las enfermedades que afectan a los riñones llevan como punto final, la pérdida de la función renal, enfermedad que puede manifestarse a cualquier edad, ya que hoy en día existen pacientes desde recién nacidos hasta la edad adulta; sin embargo lo más relevante es que muchas de estas causas, se pueden detectar, controlar y detener el avance hacia la insuficiencia renal crónica y de evitar llegar a requerir una terapia de sustitución renal (diálisis, hemodiálisis o trasplante renal).

Finalmente cuando la función renal se pierde más del 60%, generalmente el paciente manifiesta anemia, elevación de la presión arterial, y con cierta frecuencia retención de líquidos en las piernas, con la consecuente falta de rendimiento en el trabajo, colegio y actividades sociales.

Recomendaciones para pacientes con enfermedades del riñón

Ante esta situación es recomendable que a todo paciente que conozca ya alguna alteración funcional de sus riñones, o bien padezca diabetes mellitus, hipertensión arterial (presión alta), con enfermedad cardiaca o vascular, piedras en el riñón o vías urinarias, personas mayores de 65 años y familiares de pacientes con problemas renales, que acudan a una valoración nefrológica inicial y/o periódica, y conozcan el grado de su función renal para evitar problemas a futuro.

Recuerde que la enfermedad renal crónica se puede PREVENIR Y CONTROLAR. No descuide sus riñones, disminuya la posibilidad de padecer insuficiencia renal, atiéndase a tiempo.